Sapuru - Aymará Samudio

experiencias & consejos de Aymará Samudio

de entusiasta aficionada a emprendedora profesional

Cómo construir y mantener tu marca personal. Una Guía.


Se dice mucho: el mundo cambió con la llegada de Internet. Estamos interconectados como nunca antes, y esta hiperconexión tiene sus consecuencias, algunas obvias, otras no tanto.

Y en esta hiperconexión, aunque no lo quieras, estás dejando una huella. Tomar control sobre tu rastro es elemental. ¿Por qué? porque en la actualidad en Latinoamérica, el 63% de los encuestados se enteró por primera vez de un producto en forma online.Fuente. De acuerdo a dicho estudio, no se trata solamente de poner el producto/servicio y un carrito de compras. Las personas buscan opiniones, referencias, experiencias. Y esto no pasa solamente con los productos, pasa con los proveedores de servicios.

Y entonces... ¿Qué es lo que están encontrando sobre vos y tu marca en la red? ¡Es urgente tomar el control!

Construir una marca y sostenerla en el tiempo

Primero lo primero: Analiza el estado actual de tu marca. A veces ocurre que se encara un proyecto o idea desde una perspectiva y con el paso del tiempo o se desdibuja o se transforma. Permitite pensar si esa marca sigue representándote o si querés darle un giro. Si tu producto sos vos mismo, con más razón tiene validez el concepto de transformación, uno no permanece estanco, se transforma, evoluciona. Tu marca debe mostrar estas evoluciones a través del tiempo.

La segunda cosa más importante luego de tu nombre: tu foto

La primera cosa que logra real impacto es tu foto. ¡No desaproveches esa oportunidad! Usa una buena fotografía profesional donde pueda verse con claridad tu rostro. Escribí una experiencia que tuve con diferentes herramientas para ayudarme a elegir las fotos ideales para cada red social en éste otro post.

Contame una historia: quién sos?

Debajo de tu foto en las redes sociales suele haber un pequeño espacio para una descripción corta. Lo que escribimos ahí debería poder comunicar quienes somos y qué hacemos y despertar el deseo de conocer más. Una fórmula sencilla para escribir una buena bio sería algo como:

Soy un/a [Título/Cargo] en [Empresa/Emprendimiento/Proyecto]. Cuando no estoy [Característica del trabajo], estoy [Referencia a un hobbie o pasión]. [Contactame/Web/etc]

En todo caso la regla sería algo así como: empieza con tu área de experiencia, sigue con algún aspecto personal y facilita que la gente te contacte. Y por favor, dejá de lado los títulos "ñoños", nadie toma en serio a alguien que se llama a sí mismo como "ninja, guru, pirata".

Manten limpios, ordenados y actualizados tus perfiles en redes sociales

Desafío: busca tu nombre en el buscador que usas. ¿Qué ves? A mi me sucedió hace algunos meses que entre los resultados figuraba un poema que escribí a los 17 en un foro que creí que estaba enterrado hacía rato... Y no, no es fácil borrar todos tus rastros en internet, pero tomate el trabajo de borrar los perfiles que ya no uses o de sitios que están muertos.

A veces la mejor alternativa es generar buenos contenidos y más relevantes para que al menos esas cosas que no nos ponen tan orgullosos queden varias páginas atrás en los listados de búsqueda.

La mayor parte de las personas hará un browsing como mucho de la primera página de resultados así que, salvo que estés ante un stalker profesional, creando nuevos perfiles en redes sociales nuevas y relevantes, o teniendo un blog, podrás "enterrar" lo que no puedas borrar en los resultados menos relevantes.

No trates abarcarlo todo.

No hace falta que te inscribas en TODAS las redes sociales (No seas como yo que cada cosa nueva que sale me tiene de usuaria). Elije la más significativa para tu rubro y encárgate de generar buenos y frecuentes contenidos en esa red. Genera conversaciones. Conecta.

Encargate de leer y utilizar las políticas de privacidad de contenidos a tu favor y elige bien qué mostrar a quién y en qué contexto. No se trata de dejar de hablar con tus amigos como lo haces siempre, pero en un perfil público puede no verse bien algún "chiste interno" que tengas con tus amigos o colegas.

Saca provecho a las redes sociales para mostrar tus rasgos de personalidad, tus pasiones y capacidades que quizás no tengan relación directa con tu profesión o proyecto, pero que te hacen al fin y al cabo una persona interesante.

Haz un seguimiento

Es de igual importancia monitorear y chequear lo que otras personas están diciendo sobre vos. Podrías usar una herramienta como las Alertas de Google para que te notifique cuando alguien te menciona o linkea alguno de tus artículos. Utiliza tu nombre completo, sobrenombres, nicks, y algunos posibles errores de tipeo en tu nombre para estar atento. De esa manera, si hablan bien, puedes replicar contenido, compartir y agradecer. Si hablan de forma negativa, podrás hacer uso de tu derecho a réplica o aclarar alguna cosa que se haya malentendido.

Buscar un equilibrio de imagen profesional/social

Se suele diferenciar la comunicación de negocios, de la comunicación personal. Pero en ambos casos hacemos lo mismo: comunicar. Lo cierto es que trabajamos con personas, y la verdad... terminamos trabajando con aquellas personas con las que estamos a gusto.

Es por eso que los nuevos paradigmas utilizados por los reclutadores toman como primera parte la adaptación del candidato a la cultura de la empresa, incluso antes de evaluar las capacidades y formaciones.

Pensemos un segundo: ¿Cuándo fue la última vez que tuvimos una conversación interesante sobre negocios/trabajo/proyectos con alguien de nuestro sector? Seguramente recuerdes que buena parte de la conversación se trató de cosas que no están directamente relacionadas con el trabajo, sino sobre perspectivas, tiempo libre, noticias y actualidad, etc.

Ese es el motivo por el que tu imagen pública debería tener un sano equilibrio entre tu vida personal y profesional. No tiene sentido excluir tu vida personal por completo de tu marca. Mas bien lo contrario: permite que las personas que interactúen con tu marca (ya sean potenciales clientes, colegas o reclutadores) sientan que están interactuando con una persona como ellos, que tiene intereses, pasiones y opiniones particulares.

Consejo: en las entrevistas y en las conversaciones con potenciales clientes/colegas/colaboradores trae tu historia personal a la charla, verás cómo pronto la gente te recuerda por cosas como "la persona que se hace su propia ropa" o "la persona con la que conversé sobre esa película rara que solamente nosotros dos amamos", en un mar de perfiles similares.

Cuida cómo te expresas

Todos en algún punto tenemos miedo de sonar como excesivamente confiados cuando hablamos de nuestros objetivos y logros. A nadie le cae bien alguien que está todo el tiempo "refregándole" a los demás su éxito en la cara. Para evitar éste efecto es buena idea enmarcar tu experiencia en términos de logros, en forma específica y objetiva, de esa manera no sonarás como alguien que está "agrandándose", sino compartiendo hechos reales objetivos y fácilmente medibles.

Por ejemplo: no es lo mismo decir: "Soy la persona indispensable del equipo", que decir "Mi trabajo logró un 25% más de ventas del producto x el mes pasado".

Tampoco es conveniente el otro extremo: alguien que va por la vida rogando por atención y pidiendo por favor que le compren su producto/servicio.

Concentrate en tus objetivos y aquellos logros que vas consiguiendo, aunque sean pequeños, sé honesto, sé objetivo y lograrás ser más confiable para potenciales clientes o colegas.

Crea Contenido

Dependiendo de tus objetivos, elije la mejor manera de compartir contenido para los potenciales interesados en tu persona, proyecto o producto. El contenido que creas es una excelente forma de mostrar tus capacidades no diciendo que las tenes, sino haciendo algo al respecto. También muestra que tenés una opinión y una visión sobre tu sector de actuación y eso te presenta como un gran profesional y por tanto, suma a tu reputación y credibilidad.

En mi época de blogger (hace más de 10 años atrás), conseguí dos trabajos de forma remota a través de mi blog. También me sucede a través de facebook y twitter. Por lo tanto: Crea contenido de valor, muestra que sabés de qué estás hablando y ponte a disposición de quienes conectan.

Todos creamos contenidos

No, tener un blog no es para todo el mundo. Requiere un compromiso y continuidad que para más de uno se hará difícil de mantener en el tiempo, sobre todo al comienzo, cuando se tienen pocas visitas y casi nulo feedback. La curva de aprendizaje puede ser un poco severa, existe la posibilidad de fallas técnicas, puede que no estemos conformes con el diseño y que por más que lo hayamos optimizado para SEO todavía no aparezca en los resultados de los buscadores, motivo por el cual casi el 90% de las personas desiste al segundo o tercer mes de comenzar su blog.

Pero ¡A no desanimarse! Existen muchas opciones diferentes para generar contenidos. Se puede construir una marca personal desde las redes sociales compartiendo contenido relacionado a tu industria que publican otras personas y añadiendo tu opinión al respecto. Generando feedback y comunidad alrededor de ciertos temas de tu interés lograrás posicionarte como una persona que entiende sobre el tema y que puede influir sobre la opinión de otros. Es una estrategia que demanda menos tiempo aparentemente y requiere menos esfuerzo, al menos al principio.

Importante: antes de comenzar a publicar contenido, asegurate de comprender el contexto de la red social, ya que no es lo mismo publicar en facebook que en linkedin o twitter, y no se trata solamente de una cuestión de formato, límite de caracteres o tamaño de la imagen, sino de tipo y carácter de contenido por la diferencias claras en el tipo de audiencia. Ten cuidado de adaptar el contenido a cada contexto puesto que si no lo haces, podrás ser visto como una persona improvisada (Cuántas veces vemos publicado en linkedin comentarios del tipo "le recuerdo que ésta es una red profesional, para asuntos personales está facebook").

Una vez que te sientas cómodo publicando contenido en forma regular en redes sociales, quizás te hagas el hábito para pasar a escribir tu propio contenido, por ejemplo en medium, linkedin o tu propio blog personal. Si necesitas ayuda con eso contactame que tengo unos cuantos consejos para compartirte.

Construye una comunidad o forma parte de una

En internet hay de todo y para todos. Y en un mar de nombres y marcas, construir la tuya y que se destaque puede ser una tarea muy compleja. Pero si te ocupas de encontrar tu comunidad local, buena parte del problema estará resuelto. Una vez que sos conocido en tu ambiente local, puedes levantar la cabeza desde una posición más segura.

Busca comunidades existentes relacionadas a tu área de interés y participa, comenta, comparte, brinda tu ayuda. No seas tímido de entrar en alguna discusión, siempre y cuando no se trate de un típico "troll". Cada una de las comunidades tienen sus reglas y formas de interactuar, asegurate de entenderlas y respetarlas.

Por ejemplo, formo parte de grupos y comunidades del rubro tecnología y emprendedurismo, así como también grupos relacionados al fomento de la mujer en el trabajo. Creí que hacía falta una comunidad local para algunos de mis intereses y por eso creé una comunidad en facebook para Mujeres de Mendoza que se desempeñan en el rubro de la tecnología, se llama Mendocinas en Tech y están invitadas ;-)

Casi todas las comunidades online tienen su contraparte offline, participa de eventos para conocer gente nueva. Mantente atento y aprovecha las oportunidades. Si formas parte de una comunidad, animate a organizar una reunión también, de esa forma lentamente te conviertes en un referente del grupo. La clave es la consistencia. Insiste, planea reuniones períodicas. Con el tiempo lograrás una sinergia de atracción que le hará potencialmente mucho bien a tu marca.

El arte del networking

Incluso aquellos que se autodefinen como amigables y con habilidades sociales, necesitan practicar. Prueba ensayar partes de la rutina de networking: el saludo, el resúmen de qué haces, el apretón de manos, etc.

El ensayo y la práctica te permitirán ganar confianza y entrar en una conversación que puede derivar en una interesante discusión. Cuando ésto sucede, se genera atracción por parte de los demás y puede que se generen interacciones muy productivas para todos los intervinientes en la discusión.

Una fórmula de presentación personal podría ser por ejemplo:

"Me llamo [Nombre], soy [Título/Cargo] en [Proyecto,Empresa], me especializo en [tu especialidad o mayor interés], aunque también me encanta o disfruto de [pasión/hobby]

Con toda esta información de entrada, la otra persona tendrá de dónde tomarse para continuar una conversación y evitar el silencio incómodo tras el nombre y luego de un rato el: ¿A qué te dedicas? (No digan que nunca les pasó)

Trata de brindar información suficiente como para crear una pintura completa en la mente de la otra persona, sin ser demasiado cargoso con datos que no sean requeridos o fuera de contexto. Queremos generar empatía, quizás compartamos profesión, o hobby, partir desde ahí hará la conversación más amena para ambos.

Importante: ocupate de construir un hábito de contacto. Tener siempre a mano tus tarjetas personales es casi obligatorio. Ya lo sé, que estamos en la era digital y fácilmente podemos agregar a alguien a linkedin desde el smartphone en el mismo momento. Pero la realidad es que las tarjetas personales siguen siendo la principal forma de intercambiar contactos y es una excelente oportunidad para dar una buena impresión de profesionalismo y algún paso extra para la persona, como visitar más tarde tu web, o entregar el contacto mediante la tarjeta a un tercero que de otra manera no nos hubiera conocido. Por favor, contrata a un diseñador para hacer éste trabajo, una tarjeta personal mal diseñada o de poca calidad puede ser peor que no llevar tarjeta.

Cuando recibes una tarjeta personal, tomate el trabajo de escribir en el anverso cuándo y en qué contexto contactaron, de esa manera, al paso del tiempo sabes cómo volver a iniciar una conversación con esa persona mediante email o por teléfono.

Es importante que en los días siguientes al evento contactes a la persona compartiendo nuevamente tus datos personales y manifestando tu interés de continuar en contacto. Es bueno hacerlo quizás brindando algún recurso o contacto que sea del interés de la otra persona. De esa forma lograrás una excelente impresión y un contacto que puede ser duradero en el tiempo.

También es buena idea a contemplar el mover tu home-office a un espacio de coworking. Las redes y contactos disponibles son muy valiosas y estimulantes.

Consistencia

El camino de construir y mantener una imagen profesional lleva trabajo, tiempo y esfuerzo. Pero por sobre todas las cosas: consistencia.

Desde el punto de vista gráfico, trata de utilizar los mismos recursos, algún elemento que sea de fácil relación con vos (En mi caso uso ananás, tipografías específicas y colores determinados).

En cuanto a contenido, trata de comprender qué es lo que puede ser útil para los demás además de para vos, aprovecha las oportunidades para conectar con tus posibles clientes/colegas.

No pierdas de vista que se trata de comunicar y conectar. Sé ecuánime, sé constante, sé profundo, sé coherente. Conoce tu área y tu producto. Es la perseverancia lo que te garantizará éxitos al final del camino.

Espero que ahora cuentes con varias herramientas extra para comenzar o retomar el camino de construir y mantener tu reputación profesional. ¿Empezamos?

Blog Comments powered by Disqus.

Date: March 16th at 12:53pm