Sapuru - Aymará Samudio

experiencias & consejos de Aymará Samudio

de entusiasta aficionada a emprendedora profesional

Abril: balance y redireccion de objetivos


Ya pasamos el primer cuarto de año, increíble. No se si a ustedes les pasa, pero a estas alturas me replanteo muchos de los objetivos que me impuse como "propósitos de año nuevo". Esa auto promesa de: éste año quiero hacer más ejercicio... y estamos a abril y no me inscribí al gimnasio!! (culpa, culpa, culpa).

Y es por eso que es un momento ideal para hacer un pequeño balance de dónde estamos hoy. La vida pasa y nos presenta desafíos diferentes a los que teníamos previstos con el champagne el 31 de diciembre. Es casi imposible prever todas las circunstancias desde el principio del año, por lo que es normal que nuestros objetivos también cambien.

Lo más importante es: no seas tan duro con vos. Algunos consejitos para hacer una revisión sincera y cargar las pilas para el resto del año:

Celebra lo logrado hasta el momento

Y no se trata de celebrar si lograste triplicar las ventas de tu negocio. Es bastante haber logrado mantener a tu familia sana y unida (Éste es un GRAN GRAN objetivo). Es bastante si lograste mantener alguna rutina que te planteaste a principios de año. Es bastante para celebrar esa decisión que estuviste procastinando durante años (en mi caso, finalmente decidí hacer a un lado mis prejuicios y adoptar un perrito).

Simplemente escribí una lista de tres o más logros de este primer cuarto de año. Pensá bien en eso, y elegí las cosas de las que de verdad estés orgulloso. Como cualquier proceso de reflexión, es importante celebrar, date algo de ese crédito que te mereces por lo logrado.

Analiza lo que funciona y lo que no

Anotemos nuestras rutinas diarias, semanales y mensuales.

Hay cosas que definitivamente funcionan y nos hacen bien, como ese ratito que destinamos a cuidar nuestra mente escuchando música al final del día, o la reunión con amigos programada para fin de semana por medio.

Ser completamente conscientes de esas cosas que sabemos que no funcionan bien o no nos hacen bien y que sin embargo seguimos haciendo... ¿Qué estamos esperando para darles un corte?

En base a éste análisis, hagamos una nueva lista de objetivos y rutinas para lo que queda del año y comparalas con las que hiciste al principio de año. ¿Tus objetivos personales y profesionales se mantuvieron? ¿Estos objetivos están realmente alineados a lo que querés para tu vida o son sólo una lista de lo que los demás esperan que logremos este año?

Solamente si hacemos una verdadera instropección podremos saber si los objetivos que escribimos son realmente nuestros y si ese camino que elegimos es el que de corazón queremos. ¿Y saben qué? solamente lo que deseamos con el corazón y a lo que le ponemos toda nuestra cabeza es lo que al final lograremos.

Las listas vacías de corazón terminan en el buzón de las cosas no hechas o hechas a medias. Elije bien tus batallas. No importa si esas se ven pequeñas desde afuera, solamente nosotros sabemos lo duro que es enfrentarse a uno mismo para mejorar.


Te animo a re-escribir tus objetivos hoy. Reflexiona, construye y sobre todo: celebra lo mucho que lograste hasta el momento, que la vida no es para sufrir sino para disfrutar y ser mejores para nosotros y para quienes nos rodean.

Blog Comments powered by Disqus.

Date: April 5th at 10:57am